• RoninPR

La importancia de reciclar para evitar la contaminación del agua

Updated: Apr 4



Prácticamente nada podría hacerse en el mundo sin agua. En la actualidad, es evidente el problema de la escasez y la contaminación de este elemento, lo cuál resulta irónico, ya que la tierra es 70% agua. El tiempo se está acabando, ya no es suficiente conmemorar el Día Mundial del Agua para hacer conciencia y tratar de salvarla. Ahora, todos: gobiernos, empresas y ciudadanos debemos trabajar, cada uno desde su trinchera, para enfrentar este gran problema.


De acuerdo con la ONU, el Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo para recordar la relevancia de este líquido esencial. A pesar de que todas las actividades sociales y económicas dependen en gran medida del abastecimiento de agua dulce y de su calidad, 2,200 millones de personas viven sin acceso a agua potable.


Proteger el agua del plástico para salvar la vida


El ser humano puede vivir más tiempo sin comer que sin agua y es tal su importancia para la vida que existen teorías donde se afirma que las próximas guerras serán para lograr el control de este vital líquido. Generar soluciones para evitar su desperdicio o una mayor contaminación es urgente. Según la ONU, el foco de atención se centra en las aguas subterráneas, unas aguas invisibles cuyos efectos se aprecian en todas partes. Se trata de aguas que se encuentran bajo tierra, en los acuíferos (formaciones de rocas, arenas y gravas que contienen cantidades importantes de agua). Tras alimentar manantiales, ríos, lagos y humedales, las aguas subterráneas finalmente se filtran a los océanos. La vida no sería posible sin ellas.


Es aquí donde la contaminación por plástico se hace evidente ya que según una investigación de Science Advances, científicos han descubierto que el 80% de los residuos plásticos se distribuyen entre más de 1000 ríos, no solo 10 o 20. También descubrieron que la mayor parte de esos residuos son transportados por ríos pequeños que atraviesan zonas urbanas densamente pobladas, no por los ríos más grandes. Finalmente estos plásticos llegan a los océanos, infiltrándose en otras zonas de la naturaleza hasta incluso llegar a ser consumidos por animales que luego son consumidos por los humanos.


Un estudio publicado por National Geographic, en el cual se han analizado 259 botellas de 11 marcas distintas en 9 países diferentes, ha detectado un promedio de 325 partículas de plástico por cada litro de agua embotellada analizada. Si de por si el agua potable se está acabando o se contamina todos los días, ahora incluso la embotellada presenta esta problemática.


Reciclar, un paso más para llegar evitar la contaminación del agua


Cuidar el agua debe ser una prioridad que debería estar en la mente de todos, ya que cada día el rango de acción para evitar quedarnos sin este vital líquido se hace más pequeño. La mayoría de las personas no tienen idea de lo que es vivir sin agua. La idea de celebrar el Día Mundial del Agua se remonta a 1992, año en el que tuvo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de Río de Janeiro y en la que emanó la propuesta. Ese mismo año, la Asamblea General adoptó la resolución por la que el 22 de marzo de cada año fue declarado Día Mundial del Agua, siendo 1993 el primer año de celebración.


Preocupadas por esta problemática, existen empresas como TOMRA Recycling, que diseña y fabrica tecnologías de clasificación basadas en sensores para el sector mundial de reciclaje y gestión de residuos, que a través de sus soluciones, busca evitar que se siga contaminando el agua con residuos plásticos, a través de sus avanzadas soluciones de clasificación de este material.



Un estudio de la empresa muestra que reciclar una lata requiere un 95% menos de energía y agua que si fuera creada con materia prima. Contribuir con innovación para evitar el desperdicio de agua, puede ser el trabajo que en el futuro marque la diferencia y evite que el mundo se quede sin agua potable. Pero los esfuerzos deben comenzar con acciones pequeñas, ya que el reciclaje es un proceso que debe iniciar cada persona de forma individual. Ahí es donde empieza el viaje de las botellas de plástico, uno de los mayores contaminantes que llegan a ríos, mantos acuíferos, al océano y finalmente a las personas.


Para el 2050, se predice que entre 4,800 millones y 5,700 millones de personas vivirán en áreas con estrés hídrico durante al menos un mes al año, frente a los 3,600 millones actuales, prevé la fundación Aquae. No podemos imaginar un mundo sin agua, pero lo que es un hecho es que cuando llegue ese día será el principio del final de la humanidad. Veremos a naciones pelear por ella, empresas venderla a precios de oro y a personas muriendo de sed en medio del océano.


Entérate de este u otros temas relacionados con la tecnología y suscríbete a nuestro Newsletter.

14 views0 comments