• RoninPR

Cuestionar la realidad, un paso más cerca del entendimiento de nosotros mismos



Cuestionarnos en todo momento nuestra existencia y la de todo lo que nos rodea es fundamental para lograr un crecimiento personal constante. En ese momento en el que dejamos de preguntar se acaba el camino del aprendizaje y ya no existe un avance ni en el sentido mental, ni físico ni espiritual. Incluso dudar de la realidad puede ser parte de un ejercicio para alcanzar metas y vislumbrar nuevos horizontes. Roberto Zatarain Leal te llevará en Casa Ronin por un viaje para reconfigurar todo tu sistema a través de una práctica de introspección.


La necesaria dualidad de la vida y la muerte


Lo único seguro e inevitable en la vida es morir, condición misma que se origina desde el momento en que nacemos. Es así como esa dualidad forma parte de nosotros desde el primer momento en que abrimos los ojos al llegar a esta vida. Aunque parezca repetitivo, esa condición sería suficiente para vivir cada día al límite y aprovechar cada instante, pero no es así. Siempre existe algo que nos impide desenvolvernos plenamente.


El próximo sábado 12 de noviembre, Roberto Zatarain impartirá el taller “La Luz y la Chingada”, un momento íntimo entre la vida y la muerte que reconfigurará el interior de cada persona que asista a este viaje mental y espiritual.


“El tour se llama ‘La Luz y la Chingada’ porque simboliza la dualidad de la vida, la dualidad inherente, la dualidad inevitable a la que estamos expuestos desde que nacemos. Nacer y morir constituye esa primera dualidad. El tiempo pasado y futuro”, nos cuenta Roberto.


En la vida todo tiene su opuesto: Vida-muerte, bueno-malo, arriba-abajo, luz-oscuridad. Aprender a entender y conciliar con el lado menos favorecido de la vida es la clave para disfrutar plenamente lo que hay en nuestro interior y lo que nos rodea, para poder crecer y ser parte de ese todo llamado universo.


“Todo es dualidad en la vida; así que lo que hago es compartirles el conocimiento, la información, para que puedan conciliar con la dualidad, para conciliar con la chingada, integrarla y disfrutarla”, nos platica Zatarain.


Roberto Zatarain te invita este sábado 12 de noviembre a Casa Ronin al taller “La Luz y la Chingada” para configurar tu sistema. No te quedes fuera y reserva tu lugar en linktr o por WhatsApp al 96 31 57 47 23. Te esperamos.


Cuestionar la realidad


Roberto Zatarain imparte el taller “La Luz y la Chingada” en diferentes ciudades de varios países. A través de un viaje de siete horas se cubren diferentes áreas mentales y espirituales de suma importancia en el crecimiento personal.


“Es un taller que permite encontrar perspectivas de la vida, de la existencia. Hablamos de todo un poco, hablamos de lo que es realidad, de lo que es la realidad que estás percibiendo, de lo que tu cerebro –que es como un procesador cuántico– está decodificando. La realidad la creemos real, cuando se trata de una gran ilusión que estás interpretando”, considera Roberto.



En ese trance, Zatarain empuja a los asistente a pensar más lejos, incluso más allá de sus propios límites a través de diferentes cuestionamientos. Son preguntas que no muchas personas se hacen de forma concreta, tales como:


¿Encuentras sentido a la vida?

¿Crees que el karma te va a chingar algún día?

¿Qué se siente ser tú?

¿Por qué haces lo que haces?

¿Estás listo para morir hoy mismo?


Roberto considera que la realidad que vivimos es muy efímera y que el cerebro tiene la capacidad de poder desarrollar al YO: La idea de uno mismo, de nuestra identidad. Todo ese conocimiento es fundamental porque da una nueva perspectiva de las creencias. Da una nueva dimensión de quiénes somos, para qué lo hacemos, porque creemos lo que creemos. Permite hacer un reseteo en nuestro sistema operativo.


Incluso Roberto se cuestiona la vida en otros planetas y la historia oculta del origen de la tierra.


“Son siete horas de mucha profundidad, de mucha introspección. Se trata de que las personas puedan salir con nuevos ojos, con ojos abiertos por dentro. Con miradas que les permitan disfrutar nuestro paso efímero en este lugar”, finaliza Zatarain.


Como lo hemos dicho anteriormente, no hay mayor proeza que conocerse a uno mismo y aceptar el lado oscuro que todos tenemos. Aprender a vivir e incluso a querer la parte más oscura de nosotros mismos es el principal camino para entender la vida para vivirla con plenitud. Es momento de que cambies el paradigma de tu existencia y cuestiones todo lo que hay dentro y alrededor de ti.

5 views0 comments