top of page
  • Writer's pictureRoninPR

Residencia Artística en la icónica fábrica textil: Una aventura entre telares y emociones

Updated: Jul 6, 2023



En el corazón de Veracruz, la Antigua Fábrica de Río Blanco emerge como un faro de inspiración, convirtiéndose en el escenario perfecto para la primera Residencia Artística. Anastasia Shi, Maz Cohen y Macarena Palazuelos, talentosas artistas de diferentes partes del mundo, se sumergen en un viaje introspectivo y creativo, explorando la esencia humana en todas sus facetas.


Entre pinceladas, diseños innovadores y melodías cautivadoras, estas mentes brillantes decidieron iniciar un viaje a su interior para desafiar los límites de la expresión artística. La Antigua Fábrica de Río Blanco se convierte así en un epicentro de expresión en el que la creatividad se entrelaza con la conciencia y el legado histórico cobra vida a través de la innovación y la experimentación artística.

En febrero de este año, Consorcio Matex y Grupo Ronin, nuevos administradores de la Antigua Fábrica Textil de Río Blanco, invitan –como parte de un ambicioso plan de reactivación–, a un grupo selecto de creativos a explorar la fábrica y encontrar en ella inspiración para nuevas propuestas artísticas. Entre los talentos que forman parte de este grupo se encuentra Anastasia Shi, una artista siberiana cuya fascinación por los seres humanos y sus emociones se ha convertido en motor de arte.


Es durante este encuentro que surge la idea de la primera Residencia Artística en la Antigua Fábrica. Así se invita a artistas a participar en un experimento de dos semanas y media, para crear obras inspiradas en el entorno único del lugar. Con esta visión en mente, se lanza una convocatoria en la que Maz Cohen, una talentosa artista, diseñadora, ilustradora y emprendedora sudafricana, se suma al proyecto como la primera residente de la experiencia.



Arte que florece entre los muros de la historia


“Para poder pintar, crear algo y concebir ideas tengo que vivir experiencias diferentes, así como viajar a lugares, ver escenarios distintos y hacer terapias de reconexión. Estoy en la mejor locación que he visto en mi vida y tengo la oportunidad para dormir aquí, vamos a ver qué podemos canalizar”, ese es el primer pensamiento de Anastasia, la artista host de esta primera Residencia Artística.


Y es que la Antigua Fábrica Textil es un espacio que invita a explorar, a sumergirse en su grandeza y a dejarse llevar por la magia que emana de sus muros. “Lo primero que detecto en las personas cuando llegan al lugar es asombro; desde la arquitectura hasta los espacios tan amplios, incluyendo los jardines y lo magnífico que es este espacio”, destaca Fernanda Legaspi, CEO y fundadora de Grupo Ronin.


Con la mente y el corazón abiertos, las artistas llegaron a la Antigua Fábrica sin expectativas, listas para conectar con el lugar. Pronto empezaron a experimentar cambios en sus rutinas diarias. "Comenzamos a dormir más temprano y a meditar para sentir la energía del lugar. Las ideas comienzan a fluir y se encuentran esos espacios en los que podemos crear con confianza", relata Anastasia Shi, la artista siberiana.

Los muros y espacios cargados de historia de la Antigua Fábrica se convierten en una fuente de inspiración incomparable. "Al ver la fábrica me inspiré de inmediato, por su historia y la presencia del lugar. Desde el primer momento encuentro que es el sitio adecuado para mí", comenta Maz Cohen al llegar al recinto textil.


La atmósfera llena de historia y la presencia imponente del lugar despiertan la creatividad y la conexión con lo auténtico en las artistas. Durante su estancia, Anastasia y Maz exploran diferentes espacios dentro del recinto y encuentran lugares donde fluir en su proceso creativo sin restricciones. Desde los antiguos talleres hasta los patios adoquinados, cada espacio ofrece una nueva oportunidad para expresarse y experimentar con nuevos materiales. La presencia tangible del pasado industrial deja una huella profunda en el arte de las artistas.

“La primera semana me dedico a conectar con la historia, aún no sin tener idea de lo que voy a hacer. Escucho con mucha atención lo que me cuentan del lugar, vamos a la laguna, al pueblo, recorremos cada espacio. En esta primera etapa cuento con mucho tiempo para conectar con el legado de cada muro. Al sentir la conexión entre la historia, lo que quiero contar y aquello que deseo crear es que comienza mi segunda etapa. Empiezo a buscar materiales de la fábrica, como adoquín, telas, cristal o ventanas antiguas, reconozco que esta es la oportunidad de tomar lo antiguo y convertirlo en algo nuevo, ya que la historia de la fábrica es también una de renacimiento y renovación; realmente quiero conectar con esa energía y ese proceso” relata la sudafricana sobre su proceso creativo.


Cada rincón, cada textura y cada espacio se convierten en la musa de sus obras. Un recinto que deviene escenario mágico en el que la historia y lo contemporáneo se entrelaza en una sinergia artística única.


Anastasia nos relata: “veo una puerta muy sucia dividida con un vidrio en el que empiezo a dibujar unas caras y pegar telas. Comienzo a sentir la energía de quienes en algún momento trabajan ahí, podía sentir que esas caras están saliendo de mí, pero son tristes y deprimidas, en ese momento decido cambiar ese patrón energético. Y encima del vidrio comienzo a dibujar risas a estos rostros. Mientras trabajo en eso, lo hago con mucha conciencia de mí y mis emociones. Así es como surgen cosas de mi niña interna y con ello los trazos y las ideas empiezan a fluir en tiempo real, pues me doy cuenta de que tengo que canalizar a mi niña interna y jugar, al ver todos esos colores me doy cuenta de que al venir a este lugar puedo reconectar con mi interior. Ese día logro pintar 30% de una de las dos obras que componen mi serie Inner Child”.


Sus obras capturan la esencia de la fábrica y transmiten la transformación personal que experimentan durante su participación en la residencia.



Expandiendo horizontes creativos: Inicia una historia compartida


Durante los últimos días de la Residencia Artística la creatividad comienza a canalizarse en formas inesperadas para las artistas: “La narración es la tercera etapa de mi proceso creativo. Escribo una historia llamada ‘Somos energía’, un cuento infantil ilustrado para adultos que habla sobre la conexión, la evolución y de dónde venimos. Esta es el reflejo de una historia personal, sobre una evolución de mí misma, mi arte, el universo y la Antigua Fábrica. A partir de esa historia hice 2 piezas de arte muy grandes que perfilan la etapa final de mi proceso. Las obras las pinto al estilo japonés, pero a partir de los colores y esencia del lugar”, expresa Maz.


El cierre de la primera Residencia Artística en la Antigua Fábrica Textil es un momento verdaderamente especial, marcado por la presencia de la talentosa artista Macarena Palazuelos. Aunque Macarena se une a la residencia hacia el final, no pasó desapercibida la conexión inmediata que siente con la energía inspiradora que envuelve el recinto. “No pude imaginar llegar al espacio al que llegué, quedé en shock. No hay palabras para describir tanta belleza y grandeza”, comenta la pianista.


Macarena presenta piezas de su más reciente álbum. Sus melodías envuelven el espacio histórico, añadiendo una dimensión sonora a la experiencia artística. Es un cierre memorable que resuena en la memoria de los residentes. “Para mí es un proceso creativo estar con ellas y poder platicarles sobre mi disco; normalmente yo no hablo en mis conciertos, nada más interpreto, pero esta ocasión siento la apertura de platicarles y conducirles a través de cada canción. En ese momento noto que estoy definiendo más mi historia, un proceso muy bonito”, concluye Macarena.


Este encuentro entre artistas de diferentes disciplinas, como las de Anastasia Shi, Maz Cohen y Macarena Palazuelos, es el preludio de futuras residencias artísticas en el emblemático recinto. “El mismo espacio inspira a echarse un clavado profundo hacia un trabajo personal que después termina imprimiéndose en sus obras de arte”, agrega Fernanda. La Antigua Fábrica Textil de Río Blanco, en Veracruz, está lista para ser un espacio de inspiración y crecimiento en el que cada artista pueda expandir su arte, evolucionar su creatividad y trascender los límites de la expresión artística.

108 views0 comments
bottom of page