• RoninPR

Periodistas y RP, construyendo una relación entre el amor y el odio



El vínculo entre representantes de relaciones públicas y periodistas ha existido durante mucho tiempo. Es una relación que muestra un intercambio de ideas y propuestas que puede ser sumamente complicado, ya que cada parte trabaja día a día por sacarle el mejor provecho y exige lo mejor de su contraparte para lograr, desde cada trinchera, desempeñarse de la mejor manera posible. En muchas ocasiones esa virtuosa sinergia se puede tornar tensa y hasta momentos ríspida, haciendo más complejo algo que debería estar sustentado en la reciprocidad: Es una unión que muchas veces se desenvuelve entre el amor y el odio.

La relación se sustenta en una sola cosa: Información. Los personajes de esta danza luchan por sacar el mayor provecho de esa materia prima para darle visibilidad en provecho de representados y medios. Por un lado, los RP están sujetos a la agenda de sus clientes; por el otro, los periodistas buscan una historia digna de contar en sus medios. Ahí es donde radica el meollo de esa complicada unión: Encontrar en ese estira y afloja un relato interesante para el lector, que es, a final de cuentas, el objetivo de todo el esfuerzo realizado.

Estrechar relaciones


En palabras de dos de nuestras ejecutivas de cuentas, antes de la pandemia era un poco más fácil estrechar relaciones con los periodistas para darle salida a alguna historia interesante, pero con la llegada del Covid-19, los niveles de estrés –por temas de salud, el aislamiento y la crisis económica que vivieron todas las industrias y sus profesionales–, subieron considerablemente. Es por eso que las dinámicas tuvieron que volverse forzosamente más asertivas. Ahora es más importante que nunca llegar con los periodistas con la información más precisa y afinada.

De acuerdo con los miembros del Consejo de Comunicaciones de Forbes, una tarea primordial que deben desempeñar los RP es averiguar lo que quiere la audiencia del medio, el público al que se está presentando la historia, para asegurarse de que el contenido sea útil para ellos, no para uno mismo. El tema de investigación y análisis es determinante para entablar una relación y lograr que la historia que estamos buscando posicionar salga a la luz. Llegar desde las relaciones públicas con información que no hace sentido, o no tiene importancia para los periodistas, podría llegar a entorpecer el contacto que se tiene con ellos y sus medios, además de que no es de utilidad tampoco para sus clientes.


La relevancia de la información


Es aquí donde entra de nuevo la relevancia de la información, ya que muchas veces menos es más. Ser directo, pero ofreciendo un ángulo diferente incluso para una historia que ya se ha compartido, podría dar paso a fortalecer esa relación y favorecer que sea publicada en el medio más adecuado para los representados. Es de vital importancia trabajar para que el periodista, el RP y el cliente apunten a un mismo sentido, hacia un mismo lado, ya que este acuerdo beneficia a todos. Ofrecer una exclusiva con un factor novedoso concentrándose en la historia es el camino que del lado de los RP debemos seguir.

Trabajo colaborativo


Entre todos, como equipo de liderazgo en comunicación, debemos poner cada gramo de nuestro esfuerzo para entretejer esas historias que a los usuarios finalmente les resultan atractivas y, de ahí, cada quien obtendrá el merecido beneficio que se ha estado buscando. Es trabajo de todos –y quizá más de nuestra parte– hacer que esa sinergia funcione de la mejor forma posible y lograr acuerdos y negociaciones que promuevan la visibilidad de esas historias que los públicos están esperando. Esta no debe ser una relación en la que cada quien busque sacar provecho sin importarle la otra parte. Esta no debe ser una relación de amor y odio: Puede ser un trabajo colaborativo para mostrar esa historia que puede cambiar al mundo.


8 views0 comments