• RoninPR

Clara: La llegada de un nuevo unicornio al ecosistema de startups en México

Updated: Jan 14



El ecosistema de startups en México ha enfrentado innumerables retos a lo largo de este año que está por llegar a su fin. La pandemia obligó a todas las empresas a reinventarse para afrontar el reto de adaptarse a una nueva normalidad enfocada principalmente en la digitalización. Esta nueva realidad significa también que nada volverá a ser igual y que los cambios que se han dado llegaron para quedarse. A pesar de este clima tan convulso, existen startups que lograron adaptarse de forma rápida y exponencial y lograron convertirse en unicornios a pesar de las adversidades.

Obtener el grado de unicornio no es tarea fácil; de hecho significa romper todos y cada uno de los esquemas predispuestos. Alcanzar ese hito significa formar un equipo multifacético y muy bien capacitado para hacer frente a cualquier obstáculo que se presente. Ser un unicornio requiere de un trabajo constante, pero, sobre todo, de un pensamiento disruptivo, indispensable en estos tiempos de profunda evolución en todos los aspectos de la vida.


Un unicornio llamado Clara


En prácticamente un año, la startup Clara se convirtió en unicornio, y lo hizo a base de arduo trabajo, de un equipo enfocado en la innovación y de su visión por ofrecer un producto que significa una verdadera solución para las empresas mexicanas. A través de una tarjeta de crédito inteligente, acompañada de una plataforma integral, Clara permite a las compañías llevar un control de sus gastos y eliminar la tensión entre el crecimiento y el control financiero. Es una tarjeta que se caracteriza por tener un acceso sencillo, además de una solución de gestión de gastos que se acopla perfectamente a las necesidades de cualquier compañía.


Clara se fundó en 2020 por los emprendedores Diego García y Gerry Giacomán Colyer y ha contado con el respaldo de fondos internacionales como DST Global Partners, monashees, Kaszek Ventures y General Catalyst, entre otros, además de decenas de inversionistas ángeles. Recientemente anunciaron su llegada a Brasil, donde aproximadamente 100 empresas ya la han adoptado como su solución. Asimismo, su oferta de tarjetas de crédito corporativas está ahora respaldada por su propia licencia a partir de un acuerdo con Mastercard. Todo ese trabajo resultó en que en la más reciente ronda de inversión captaran 70 millones de dólares, lo que coloca a Clara como una de las empresas con una valuación de mil millones de dólares, uno de los unicornios más jóvenes de América Latina.

Un voto de confianza


“(Ser un unicornio) para nosotros es solamente un voto de confianza y de cierta manera una responsabilidad por hacer siempre las cosas bien y seguir por el camino que vamos. Es así; lo vemos, más que como un logro, como el voto de confianza y la aceptación de un nivel de responsabilidad muy serio acerca de lo que hacemos”, destacó Gerry Giacoman, CEO y fundador de Clara.

Muchos son los planes que visualiza el equipo de Clara a futuro, entre ellos está llegar a más países de América Latina, como Colombia o Chile. Pero por el momento, el equipo busca centrarse en los clientes que operan en México y Brasil y seguir trabajando como lo han venido haciendo hasta ahora, con el foco en sus clientes. Clara se suma a los demás seres mitológicos que están cambiando el juego de los negocios en México como Kavak y, el más reciente, Bitso. Esta nueva aventura apenas comienza y los pilares son sumamente importantes: Su trabajo en equipo y sus ganas de mantenerse innovando y revolucionando siguen intactas. Ahora la vista está fija en 2022, en el sector de la tecnología y en su deseo de apoyar más que nunca la inclusión.


66 views0 comments